Hoteles & Sustentabilidad

Para muchos países, la industria del turismo representa una de las fuentes de ingresos y generación de empleo más importantes. Los hoteles y todas las diferentes formas de alojamiento componen el sector más grande de esta industria y, como edificios comerciales, tienen un gran impacto en el medio ambiente, las economías, culturas y sociedades en general.

Existe un fuerte reconocimiento de que el crecimiento sin control del desarrollo de la industria hotelera destinado a obtener beneficios a corto plazo a menudo redunda en impactos negativos, con el consecuente daño al medio ambiente y las sociedades y la destrucción de la base misma sobre la cual se construyó la hotelería.

En un mundo caracterizado por la escasez de recursos naturales, la contaminación, el cambio climático, la desigualdad social y las condiciones económicas vulnerables, el sector de alojamiento necesita demostrar cada vez más un compromiso con la reducción de su impacto sobre el medio ambiente y abordar las preocupaciones sociales. Sin importar su tamaño, ubicación ni mercado objetivo, los servicios hoteleros se están dando cuenta de que deben asumir la responsabilidad por sus prácticas y políticas de sustentabilidad.

La sustentabilidad –que es la integración de los aspectos ambientales, sociales y económicos en forma simultánea y equilibrada- se considera un tema tan importante que, si se integra en la estrategia de negocios, puede definir el éxito de una compañía en el mercado. Varios impulsores están convirtiendo la sustentabilidad en la prioridad número uno de las organizaciones del sector hotelero. Consumidores responsables, mayor presión del gobierno, acciones de los competidores, mayores costos y la necesidad de mejorar las eficiencias operativas hacen que resulte imperioso para el negocio adoptar tecnologías, procesos y procedimientos operativos ecológicos.

Dada la creciente conciencia sobre cuestiones ambientales y sociales, la sustentabilidad se convertirá cada vez más en la norma y parte de las expectativas del cliente. La estrategia y las operaciones consideradas irresponsables tendrán un impacto negativo en la toma de decisiones de los interesados, desde los inversores hasta los consumidores.

Una estrategia sustentable no solo ofrece ahorros de costos a través de la eficiencia operativa, sino que también puede generar otros beneficios económicos, incluyendo lealtad del cliente, retención de empleados, premios y reconocimiento y aumento del valor de la marca.